Era mejor madre antes de ser madre

Posted on Nov 19 2012 - 11:02am by admin

Mira que intento borrar este pensamiento de mi mente, pero no lo consigo. No puedo luchar contra la cruda realidad…

Sin duda, yo era mejor madre antes de ser madre. De esto precisamente hablaba este viernes con una amiga bloguera y madre también por partida triple. Desde pequeña deseaba con todas mis fuerzas ser madre, me encantaban los bebés. Con seis años veía a uno y me creía madre, además madre mandona, de las que regañan si no hacen lo que una dice. Lo tenía claro, me visualizaba como madresita y de las de mano dura (en sentido figurado, claro está, no vayan a pensar mal).

Yo pensaba con 6 años y con 15 y con 20 y con 25 que cuando fuera madre, mi vida daría un cambio de 180º. Todo a mi alrededor se paralizaría. Y el centro de todo sería mi bebé. Viviría en un mundo paralelo, donde el amor y la emoción infinita serían el centro de todo en cada minuto/ segundo de nuestra existencia en común. Estos dos pensamientos: ser una madre firme y ser una madre hipnotizada en cada instante de mi vida convivieron en mi pensamiento hasta que un 9 de diciembre me convertí en madre, en madre de verdad. No fue en la primera semana, ni en la segunda ni en la tercera, fue poco a poco. No sé cuándo ni cómo. Pero ahora, después de casi un año de experiencia como madre, puedo afirmarlo sin miedo ni complejo: era mejor madre antes de serlo. Era una madre firme y enamorada.

Ahora no soy eso, soy otras muchas cosas, pero no eso. Ahora soy una madre blanda, blandísima de las que le dan el mando, el Iphone, el IPad, la zapatilla de la casa, la cuchara, la libreta, las gafas graduadas del PNSN (padre de la niña sin nombre), un trozo de papel o una botella vacía, la mete en la cama de madrugada, le da trocitos de su bizcocho preferido y la coge mucho en brazos, demasiado, en busca de una sonrisa o de un minuto de paz cuando llego a casa apaleada, machacada, sin cerebro. Esto es directamente proporcional a que no vivo en ese estado de éxtasis permanente, que yo visualizaba antes de ser madre.

¿Es mi culpa o la culpa de una sociedad impuesta? ¿Nos venden la imagen de madres-súper-todo-poderosas que no existen más que en las películas americanas de los 50? A mí me han engañado. Conste que no vengo a crear un debate de audiencia nacional, sólo a compartir mi reflexión personal.

Vuelvo a mi conversación con mi amiga bloguera. Sí, la que es madre por partida tripe. Tres, mi número preferido en todos los sentidos. Siempre he deseado tres niñas sin nombre, ilusa de mí, yo que no sé ser madre de una. Porque no nos engañemos, ser madre no quiere decir dejar de ser profesional, amiga, compañera, esposa, hija, diseñadora, cocinera, consumidora y un largo etcétera. Al menos no quiere decir que quieras dejar de serlo. Ser madre quiere decir seguir siendo tú, seguir luchando por ser tú, conviviendo con la presión social, con los prejuicios familiares y con tu propia autocrítica, que es peor aún muchas veces que la ajena.

Pese a todo. Pese a ser #malamadre, pese a añorar a veces lo buena madre que era antes de ser madre, la NSN es lo mejor que me ha pasado. Cuando estoy lejos de ella siento un pellizco que me oprime y deseo desplegar mis alas supersónicas para estar a su lado y abrazarla. Cuando llego y la abrazo, a los cinco minutos le doy el mando de la tele, el IPad o la zapatilla de la casa…El mundo sigue rodando, a mi todavía no se me ha paralizado.  Quizás mañana.

 

La niña sin nombre

http://laninasinnombre.wordpress.com/

 


 

 

 

Comentarios desactivados en Era mejor madre antes de ser madre so far. Feel free to join this conversation.

  1. Laura P noviembre 19, 2012 at 11:18 am -

    soy fan de la niñasinnombre a partir de ahora voy a visitar su fan, gracias por estos artículos <3

  2. Mª Ángeles noviembre 19, 2012 at 11:19 am -

    Pues sí es así. Yo nunca me imagine como buena madre (no tuve ese instinto hasta que me quedé embarazada) pero cuando supe que iba a tener una niña, tan solo me imaginaba comprandole juguetes antiguos, solo uno dos regalitos por navidad, cocinando siempre sano para ella.
    Ahora tengo una casa llena de regalos de tecnología, una nevera que siempre tengoque reponer (a veces con lo que sea) y hablando con mi familia y amigos para intentar que la niña no tenga más de 10 regalos el día de reyes… qué cambio…

  3. Sonia noviembre 19, 2012 at 2:59 pm -

    Me encanta leer tus artículos! Todavía no soy madre, pero creo que reflejas perfectamente lo que las madres de nuestra generación sienten…y no es fácil ser sincera! Gracias!

  4. Camila noviembre 19, 2012 at 3:26 pm -

    Yo soy mejor en todo hasta que me pongo a hacerlo jajaja

    • La niña sin nombre noviembre 19, 2012 at 8:33 pm -

      jajaja eso suele pasar y con lo de ser madre ya es el no va más… Bueno, quizás sea cuestión de práctica… A ver qué tal se me da el segundo año, os iré contando.
      Gracias por comentar!
      Muacks

  5. vanina noviembre 19, 2012 at 5:41 pm -

    Sin duda es mucho más fácil ser madre antes de serlo.Ser pareja antes de convivir,es mucho más fácil soñar que materializar.Pero desde luego tiene mérito ser madre querer seguir siéndolo,e intentar mejorar.
    Un placer leerte

  6. Veronika ( Sin Preparación Alguna ) noviembre 19, 2012 at 7:16 pm -

    Ser madre requiere de mucho lucha interior, sobre todo cuando crees en ti, en que la vida de madre implica muchas cosas más allá del simplemente hecho de serlo. Implica como tu dices, no dejar de ser tú, de ser pareja, de ser trabajadora, de ser amiga. Me encanta el diario de MALAMADRE, te sigo desde siempre !!!
    Una amiga bloguera . muack

  7. rosssita noviembre 20, 2012 at 3:15 am -

    Como siempre q te leo… me haces sacar una sonrisa esté dond esté! me encantan tus pots!! yo tamb pense ser mejor madre antes de serlo… Unbeso fuerte NSN!!