¿Tendencia, moda o exceso?

Posted on Dic 10 2012 - 8:49am by admin

En muchas ocasiones, quizás en la mayoría, las bloggers internacionales captan las tendencias de las pasarelas y las traducen al lenguaje de la calle. Redes sociales como Tumblr, Blogger, Flickr y We Heart It parecen especializarse en difundir dichas tendencias, de manera que meses después llegan a oídos de las marcas low-cost que, a su vez, las transforman en prendas al alcance de nuestras manos, pues no todas podemos permitirnos comprarnos un bolso de cuero con tachuelas en la parte inferior de Balmain, por ejemplo, así que nos acercamos a establecimientos como Zara, tienda conocida por sus numerosos clones de prendas y accesorios vistos en las pasarelas, o recurrimos a alguna tienda online para hacernos con esos preciados “tesoros” que todo el mundo ansía tener. ¿Es éso sano? ¿Dónde queda la originalidad y el estilo propio?

Calzado como los slippers o los botines deportivos con cuña en su interior, idea de Isabel Marant, pueden encontrarse ahora en todas y cada una de las tiendas, estén o no especializadas en calzado, por una variedad asombrosa de precios y una gama más que extensa de colores. Casi parece que no puedes irte de compras sin llevarte un par a casa, tal y como ocurre con estampados como el militar, el de camuflaje, los tonos granates o las tachuelas; ¿existe hoy día alguna tienda que no contenga en su interior una prenda con ellas? Casi parece excesivo el uso abusivo que hacen las tiendas de las tendencias, como si fuesen incapaces de producir algo innovador que llame realmente la atención del público a tiempo, pues toda tendencia tiene dos etapas: La primera y conocida como “esplendor blogger” y la segunda conocida como “esplendor popular”. La primera de ellas se caracteriza por ser poco conocida entre la población femenina y tener un ínfimo porcentaje de fama pero es aclamada por los grandes diseñadores y, por tanto, por bloggers más conocidas; y la segunda se caracteriza por ser llevada a cabo por las firmas low-cost que, tras enterarse de que la tendencia en sí puede proporcionarles grandes ingresos, deciden ponerla al alcance de la mano de cualquier mujer que entre en sus tiendas, de modo que se le sigue dando bombo a las tachuelas, al estampado de camuflaje y a todo aquello que lleva recorriendo meses las redes sociales, instaurando un nuevo ciclo que semeja innovador pero que está ya demasiado comentado

 

tendencias en moda

 

Del mismo ocurre con las modas. ¿Existe acaso diferente entre “tendencia” y “moda”? En apariencia, en absoluto, pero si nos fijamos por ejemplo en todas las jóvenes que pasean a diario por las calles de nuestra ciudad podemos apreciar que en sus pies calzan las zapatillas deportivas de la marca Vans, desconocidas por la población adolescente hasta hace unos meses, como máximo un año. Pasa de igual modo con el calzado conocido como “creepers”, vilmente criticados hace dos años y por los que ahora todas las tiendas se pelean. Podemos encontrar réplicas casi exactas de ellos en las tiendas que solemos visitar asiduamente, pero ¿por qué? Porque se han puesto de moda, tal y como llevan haciendo los llamados “pisamierdas” desde hace un par de años.

 

Nuevas tendencias

 

Ahora parece mucho más fácil salirse de la norma y vestir, dentro de lo común, de manera diferente, de forma que actualmente cada vez tener estilo propio se vuelve más difícil y complicado: las prendas exclusivas precisan que vendas un riñón para que las adquieras, y una vez están al alcance de tu mano cien mujeres más de tu ciudad se pasean con los mismos pantalones, la misma cazadora o el mismo jersey. Por tanto, lo único que consiguen las tiendas low-cost es desaprovechar las tendencias, globalizarlas y crear en cada ciudad miles de clones igualmente vestidos de manera que la población termina cansada de ver en todas las tiendas artículos prácticamente idénticos. ¿Lo están haciendo bien o deberían empezar a innovar, tal y como hacen día a día las tiendas on-line? ¿Es seguro arriesgarse a sacar al mercado una prenda de dudoso éxito que pueda o no salir rentable, o ganan más clientes vendiendo material exclusivo? ¿Vosotras qué opináis sobre la sobre-explotación de las tendencias?

Si quieres leer más sobre mí, visita mi perfil.

 

Comentarios desactivados en ¿Tendencia, moda o exceso? so far. Feel free to join this conversation.

  1. patri diciembre 10, 2012 at 3:17 pm -

    pues yo las slippers y las zapatillas esas con cuña las debaja en esas modas que nunca NUNCA deberían volver buagh!

  2. varinia diciembre 10, 2012 at 3:35 pm -

    yo es que soy muy sencillita, pantalon vaquero y las tendencias que vayan pasando sin tocarme