¡Viene el ratoncito Pérez!

Posted on Feb 6 2013 - 10:15am by Walewska

Cuando a los niños se les comienzan a caer los dientes de leche (lo que suele suceder en torno a los 5-6 años más o menos) les hace una ilusión tremenda. Yo recuerdo cuando me pasó a mí, que no perdía ocasión de ir mostrando a todo el mundo los agujeros en mi dentadura ¡es que era muy mayor!.

La leyenda del Ratoncito Pérez es de origen español. Si habéis visto la película “El Origen de los guardianes” sabréis que en los países anglosajones quien viene a recoger los dientes de leche de los niños es el Hada de los Dientes. Es una invención del jesuita Padre Coloma, que imaginó la historia de un ratón que vivía en una caja de galletas en la confitería Prast y a través de las cañerías llegaba a las casas de los niños para cambiarles sus dientes por monedas. La historia la escribió para Alfonso XIII, que tenía entonces 8 años y se le había caído un diente. 

 

Historia del Ratoncito Pérez

Todos los niños españoles conocen la historia y a mí personalmente me gusta mucho todo lo que tiene alrededor. En Madrid, en la calle Arenal se puede visitar el Museo del Ratoncito Pérez (http://www.casamuseoratonperez.es/)

Pero ¿Y por donde entra el Ratón Pérez en vuestra casa? Yo he encontrado dos maneras.

 

Ratoncito Pérez

¿Cuál os gusta más? ¿El vinilo de Chispum (22 euros) o la puerta realizada artesanalmente por Oui Oui (30 euros)? A mí las dos me parecen buenas ideas.

Si a vuestro alrededor tenéis niños en edad de que se les caigan los dientes os propongo algunas cosas que seguro que les gustan.

 

Libros para niños

A todos les gusta leer sobre el tema. Y no hace falta que sean historias literales sino que pueden ser libros inspirados en la leyenda que rejuvenezcan el tema

Mis propuestas: ¡Buena idea Ratón Pérez! de Fernando Lalana (editorial Bruño), La mágica historia del Ratoncito Pérez (editorial Edebé) y Las tres mellizas y el ratoncito Pérez (editorial Cromosoma.)

 

Ratoncito Pérez

 

Los guardadientes son geniales. Los hay sofisticados, artesanales, graciosos, chic… ¡Es cuestión de encontrar vuestro preferido!

En la foto: ratoncito de crochet de Kemonada, cofre de Imaginarium, cojín de Papel Picado Kids y muela de peluche de Oeuf NY. 

 

Walewska

17 Comments so far. Feel free to join this conversation.

  1. Cristina febrero 6, 2013 at 4:51 pm -

    Me encanta el vinilo, me parece súper divertido. La historia es curiosa, y tengo amigos que con taitantos y sin peques se han ido a ver la casita del ratoncito Pérez… Yo tendré q llevar a la prole un dia de estos 🙂

    • Walewska febrero 7, 2013 at 2:54 pm -

      Además en tu caso será por prole! Será que tenemos que ir a Madrid a acompañaros? 😉

  2. Marta ropa divertida bebe febrero 6, 2013 at 5:04 pm -

    Pues mi hija tiene 3 años y aun no está en la edad del ratoncito Pérez, pero me apunto todas las ideas para cuando llegue el momento. Gracias Walewska!!!

    • Walewska febrero 7, 2013 at 2:54 pm -

      Ya verás, ya… Mencía, que es como la tuya, se entera pero porque tiene hermana mayor, Aldara pasaba más. Es superdiveritido!

  3. Elsa febrero 6, 2013 at 6:37 pm -

    Qué ideales los guardadientes de crochet. Me voy a poner ya mismo a buscar un patrón de ratoncito!

    • Walewska febrero 7, 2013 at 2:53 pm -

      jijijiji 😉 Son monísimos, verdad?

  4. Rups febrero 6, 2013 at 6:38 pm -

    El guardadientes en forma de diente me parece genial, no sólo el de la imagen que es tipo crochet, sino también tipo cojín con un bolsillo, en el que podría dejarse el diente y encontrarse el regalito en el bolsillo al día siguiente. Además de su función ratonera me parece decorativo y divertido para una habitación infantil.

    La puertecita de madera en el rodapié también es una cucada. Me imagino que esa puerta esconde un pequeño hueco para esconder el diente (y encontrarse el regalo después, claro).

    En mi familia, cuando éramos niños escondíamos el diente debajo del almohadón, pero claro, podía moverse, caerse, etc. Además, cuando el ratón Perez metía la mano para cogerlo una siempre corría el riesgo de despertarse. Prefiero estas ideas “modennnnas”!

    • Walewska febrero 7, 2013 at 2:52 pm -

      Puesssss lo de la puerta no sé si es tan sofisticado! Creo que es la puerta en el rodapié … y ya. Pero es una buena idea y alguien debería copiarte!!!

  5. Beatriz febrero 7, 2013 at 6:40 am -

    El ratoncito Pérez me parece tiernísimo!!! Me apunto los libros. Gracias!

    • Walewska febrero 7, 2013 at 2:51 pm -

      El de Fernando Lalana lo tenemos ¡y hasta autografiado!

  6. Ana febrero 7, 2013 at 11:17 am -

    Nosotros estuvimos en la casita-museo de Arenal el viernes pasado. Fuimos en un grupo con niños del colegio, y se lo pasaron genial. Es cierto -para los que lo conocen- que la visita no merece mucho esfuerzo; apenas es una habitación con muchos cuadros y poco más (una replica en grande de la caja de galletas, que gustaba más a padres que a niños, y un buzón de correos para dejar cartas al ratoncito)
    El guía te cuenta un poco la historia y luego deja un tiempo libre para que los niños busquen a ver si ven al roedor pasear por allí. Los nuestros disfrutaron ese momento más que ninguno “¡yo lo he visto!” “nooo, tu nooo” “callaos que si no, no saleeee”
    Hay también una tienda (todavía no disponible online, pero creo que llamando te lo pueden enviar) con muchas cositas relacionadas, todo ilustrado en consonancia con los cuadros y muñecos que hemos visto dentro del museo. Por ejemplo http://www.casamuseoratonperez.es/images/certificado_preview.jpg
    Y por último la posibilidad de pertenecer al “Club” que lamentablemente tampoco está disponible online.
    Bss

    • Walewska febrero 7, 2013 at 2:50 pm -

      Sí, online es una pena que no tienen “de ná”. A mí me apetece ir al museo, aunque no sé si me gustaria más a mí que a ellos 😉

  7. Guachin febrero 8, 2013 at 8:29 am -

    Prciosísima la cajita de Imaginarium

    • Walewska febrero 9, 2013 at 6:47 am -

      Pues por dentro es más bonita aún.. tiene un cofre interior para dejar los dientes al Ratón, un plano para anotar los dientes que se te han caído y un cepillo de dientes monísimo. Es un regalo genial, de verdad.

  8. Marta febrero 9, 2013 at 10:54 am -

    Yo lo de los guarda dientes lo veo contradictorio… ¿No se supone que los dientes se dejan debajo de la almohada y se los lleva el ratoncito Pérez por la noche?

  9. Hola febrero 12, 2013 at 9:25 pm -

    Tomo nota del museo para cuando mis ratones sean un poquito más mayores. Gracias!

  10. Mon febrero 17, 2013 at 3:40 pm -

    ¡Qué puerta! ¡Me encanta!